Según FETEIA, estas empresas estarían “empobreciendo el servicio y sumando subidas artificiales de precios, imponiendo recargos para embarcar”.

Las prácticas, denuncia, estarían provocando múltiples retrasos en el movimiento de las mercancías, problemas logísticos en tierra, así como encareciendo artificialmente los fletes y costes colaterales.

Ante esta situación, la federación ha solicitado la intervención de una tercera parte competente que proteja el libre mercado ya que, sin la intervención pública, “no se puede asegurar el buen funcionamiento de la cadena logística, por los perniciosos motivos expuestos, por parte del sector logístico transitario español, el cual significa un considerable volumen de negocio ostentado por los asociados”.

Las prácticas abusivas no se estarían dando solo en el mercado español, tal y como señala FETEIA. En las últimas semanas, a FMC americana ha puesto en marcha una investigación por prácticas irregulares en el servicio en los EEUU y por su parte, la Administración china, mayor accionista de COSCO Shipping, advirtió a las alianzas de que no toleraría mayores perjuicios al comercio internacional y en especial en el comercio transpacífico, llegando a fijar volúmenes mínimos que asegurasen el flujo de salida de sus producciones, aliviando con su actuación la tensión alcista de fletes.